Biberones y Accesorios

Biberones y Accesorios

Preguntas Frecuentes Biberones

Es un producto químico utilizado por más de 40 años en la fabricación de plásticos duros como policarbonato y resinas epoxy. El policarbonato ha sido utilizado en varios productos como botellas de agua, biberones para bebés, envases para alimentos, etc. La resina epoxy tiene múltiples usos como recubrir el interior de latas de comida, incluyendo las latas de leche en polvo para bebés.

Se cree que el BPA, en grandes cantidades, podría causar problemas de salud. En todo el mundo, las autoridades sanitarias han colocado límites a la migración de BPA en biberones de policarbonato. En Babelito somos pioneros y adelantándonos a las nuevas normas de varios países, contamos con la más amplia línea del mercado en biberones plásticos y de vidrio totalmente libres de BPA.

Desde 2010 fabricamos nuestros productos exclusivamente con materiales sin BPA incluyendo en esto a todos nuestros biberones, vasos, platos, cubiertos, chupetes y extractores de leche. Tomamos esta decisión para que estés segura que le estás dando a tu bebé productos seguros para un desarrollo feliz.

Nuestros biberones, chupetes, mordillos y vasos Babelito no contienen ftalatos. Estas, son sustancias que se añaden a los plásticos para hacerlos flexibles pero dado que la silicona no los contiene, nuestras tetinas de silicona Babelito utilizadas en los biberones, los chupetes y los mordillos de silicona Babelito son libres de estas sustancias.

El EFSA, el FDA de Estados Unidos y otras agencias reguladoras de alimentos del mundo, establecieron un máximo de contenido de ftalatos en plásticos flexibles. Aquellos por debajo de este máximo se consideran seguros para su uso en productos de bebé. Todos nuestros productos obedecen estrictamente a estas regulaciones y son aprobados oficialmente por agencias gubernamentales para demostrar su conformidad con estas regulaciones.

Tanto nuestros biberones como vasos Babelito que no contienen BPA están identificados ya sea en el frente o en el dorso con la frase “BPA free” que significa “Sin BPA” en inglés.

Tenemos tres diseños característicos de biberones: el recto o estándar, el curvo o fisiológico y el de boca ancha. Nuestros biberones Babelito vienen en diferentes materiales: polipropileno (PP) -un plástico libre de Bisfenol A (BPA), copolyester (tritan) y vidrio ambos también libres de Bisfenosl A. Cómo elegir el tipo de biberón es una decisión que cada mamá toma con su bebé.

La transparencia de los Biberones Babelito depende del material de los mismos.

Al retirar del mercado el policarbonato, un material que es muy translúcido pero con que contiene BPA, optamos por reemplazarlo con polipropileno un material totalmente seguro para tu bebé. Vas a notar que algunos biberones  de polipropileno pueden ponerse más opacos con el paso del tiempo, si notás esto te recomendamos reemplazar el biberón. En Babelito quisimos seguir innovando y decidimos no usar sólo el polipropileno e incorporamos biberones al copoliester. Este es un material libre de BPA, más avanzado, menos poroso que el polipropileno más resistente a las altas temperaturas y tan transparente como el vidrio. Se trata de una evolución de los biberones hacia algo mejor.

Un atributo importante de los materiales para biberones es la baja porosidad. En este marco, el copoliester que tienen bajísima porosidad y permite una limpieza simple y eficiente impidiendo que queden restos microscópicos de comida.

Los biberones de este material o vidrio se mantienen translúcidos y limpios como el primer día con poco esfuerzo, aunque la ventaja del copoliester es que no es fácilmente quebrable y peligroso como el vidrio. Los biberones de este material son máxima innovación en lo referido a materiales de biberones.

En Babelito estamos muy orgullosos  de ser una marca argentina pionera mundialmente en desarrollar estos biberones.

Sí, los biberones de vidrio no son irrompibles, pueden romperse o astillarse al golpearse o caerse al piso, por eso no podés darle este tipo de biberón a tu bebé para que lo sostenga solito.  A su vez, los cambios bruscos de temperatura también pueden ayudar a que se rajen o se rompan (ejemplo: al verter agua hirviendo en el biberón). Muchas veces las rajaduras no se ven en el momento en el que se producen. Y con los siguientes usos, las rajaduras se extienden y finalmente ocurre la rotura, seguramente en un momento donde no se sometió al biberón a grandes saltos de temperatura. Por lo cual, la rotura resulta inexplicable.

Después de esterilizar te recomendamos que dejes enfriar los biberones por completo antes de utilizarlos. También te recomendamos apoyar en superficies templadas, por ejemplo, un repasador o tabla de madera, y no directamente sobre la superficie fría de la mesada de la cocina.

La limpieza es uno de los cuidados fundamentales. Hacelo con un cepillo limpia biberones Babelito, detergente neutro y agua tibia. Todas las partes del biberón como las roscas, tapas, capuchones y, especialmente tetinas higienizalas con el limpia biberones Babelito, agua templada y detergente neutro. Las tetinas pueden higienizarse mejor si las das vuelta, como si fueran medias, teniendo cuidado de no rasgar el orificio de succión en la parte superior de la tetina. Esto te permite acceder cómodamente a todos los espacios de la tetina.

Los biberones de plástico, si bien resisten caídas y golpes relacionados con el uso habitual, no son totalmente irrompibles. La ventaja que tienen, es que aun rompiéndose por algún golpe muy violento, no generan astillas que puedan dañar a tu bebé.

Las tetinas estándar de látex y silicona Babelito se presenta en 3 tamaños. Cada uno posee un orificio de succión en la parte superior de la tetina, con un diámetro acorde a su tamaño. El tamaño 1: orificio de succión pequeño; tamaño 2: orificio mediano y tamaño 3: orificio grande. Así, nuestras tetinas contemplan el crecimiento de tu bebé, y lo acompañan con sus diferentes tamaños de orificio de succión en la creciente necesidad de flujo de alimento que tu bebé precisa a medida que se desarrolla.

Lavate las manos y asegurate que las superficies y utensilios a utilizar estén limpios. Para lavar usá agua tibia y un detergente neutro, enjuagá bien (se puede utilizar máquina lavavajillas, parte superior únicamente). Para esterilizar, herví todas las partes por separado en agua durante 5 minutos. Chequeá que el biberón esté correctamente armado antes de utilizarlo. Atención: Cuidado al limpiar la tetina con un cepillo limpia-tetina o esponja de no atravesar el orificio de succión ya que esto puede producir un desgarre en la tetina.

En el caso de los biberones de vidrio colocá todas las partes por separado en una cacerola con agua a temperatura ambiente. Calentá el agua lentamente hasta que hierva. Dejá hervir durante 5 minutos. No sumerjas de golpe el biberón en agua caliente, el shock térmico puede provocar fisuras o romperlo. Dejalo enfriar antes de utilizar.

Sí, se recomienda esterilizar los biberones antes de cada uso si tu bebé es recién nacido y continuar haciéndolo hasta que cumpla los 6 meses. Podés utilizar un esterilizador a vapor o hervir todas las partes del biberón Babelito en una cacerola con agua fría dejándolos hasta que hierva durante 5 minutos. Es importante que no dejes el biberón en el agua hirviendo más tiempo del recomendado ya que podría dañarse. Dejalo enfriar antes de utilizar, especialmente si utilizas los biberones de vidrio.

Antes de esterilizar recordá:

  • Siempre lavá tus manos antes de preparar o alimentar a tu bebé.
  • Tené lista una superficie limpia donde poner los biberones recientemente esterilizados.
  • Lavá los biberones y sus partes en agua templada con detergente suave inmediatamente después de utilizarlo. Esto ayuda a evitar que queden restos de leche difíciles de sacar en el biberón o tetina.
  • Después de lavar, enjuagá y esterilizá los biberones. Acordate siempre de seguir las instrucciones de limpieza en el envase.

A partir de los seis meses de vida la mayoría de los bebés han adquirido los suficientes anticuerpos como para que puedas esterilizar los biberones y las tetinas ocasionalmente para una limpieza profunda. Si tu bebé se enferma, recomendamos esterilizar el biberón y sus partes todos los días y consultar a tu médico pediatra sobre medidas especiales que se debas tomar hasta que se recupere.

Sí, pero no es recomendable ya que calienta de forma despareja y tu bebé podría quemarse. Si aún así, decidís utilizar este método para calentar la comida en el biberón, recordá remover siempre la rosca, el capuchón y la tetina antes de calentar y una vez listo, agitar el biberón para unificar la temperatura del alimento. No olvides chequear siempre la temperatura del alimento antes de dárselo a tu bebé.

No, recomendamos solo utilizar tetinas Babelito con nuestros biberones.

No, solo se pueden utilizar tetinas de boca ancha Babelito con nuestros biberones de boca ancha.

Nuestros biberones Babelito tienen un disco de sellado, aun cuando la mayoría de nuestros capuchones hacen tope con la tetina,  aumentando la seguridad anti-derrame.

Para usar el disco de sellado; inviertí la tetina y colocala en el cuello de la botella, presioná el disco de sellado en la rosca, y enroscala al biberón. Nota: para crear un sellado a prueba de goteo, la tetina o pico deben ser incluidos. De esta manera podés viajar con los biberones Babelito sellados.

Para ayudar a tu bebé a evitar los cólicos, es muy importante que elijas el tamaño correcto de la tetina. Esta debe estar llena de leche mientras lo estas alimentando.

La exclusiva válvula de la tetina se flexiona para que el aire entre en el biberón en lugar de entrar a la pancita de tu bebé.

A partir de los 8 meses, podés animar a tu bebé a que comience a tomar de un vaso para bebés. Los picos y vasos de Babelito facilitan la transición entre la toma de biberón a vaso.

Sí, si estás pensando en volver a trabajar o deseás compartir la alimentación de tu bebé con otros miembros de la familia o una persona que lo cuide, alternar el biberón con amantar es una buena opción. La leche materna es el mejor alimento para el bebé lactante, por lo cual, si querés mantener tu producción de leche, necesitarás extraerla en forma diaria o de lo contrario la producción de leche bajará. La leche materna extraída la podés guardar en la heladera donde dura 24hs a 6ºC o en el congelador hasta 3 meses a -5ºC.

Recordá que la leche materna debe ser dada a temperatura corporal. Para calentar la leche materna recién sacada la heladera, poné el biberón con leche dentro de un recipiente con agua caliente; revolviendo el líquido para asegurar una temperatura homogénea.

Debes probar siempre la temperatura de la leche antes de dársela al bebé.

Simpre consultá a tu médico pediatra sobre como guardar, congelar, descongelar y calentar la leche materna.

La leche debe tener una temperatura aproximada a los 37 grados centígrados (temperatura corporal). Para calentarla de manera correcta, poné el biberón con leche (materna o de fórmula) dentro de un recipiente con agua caliente; revolviendo el líquido para asegurar una temperatura homogénea. Antes de alimentar a tu bebé, probá siempre la temperatura de la leche dejando caer unas gotas en la parte interna de tu muñeca. No debe sentirse ni caliente ni fría. No te recomendamos calentar la leche en horno microondas, ya que puede calentar el líquido en forma despareja y podría quemar a tu bebé.

  • Limpiá la superficie de trabajo y tus manos.
  • Lavá y esterilizá los biberones, tetinas, capuchones, y demas utencillos que utilizarás para mezclar la fórmula.
  • Herví agua potable durante 5 minutos. Cuando el agua este tibia o fría, agregá la cantidad correcta en una jarra graduada o en el biberón a utilizar.
  • Utilizando el medidor que se incluye con cada fórmula, medí la cantidad correcta de polvo. Usá el lomo de un cuchillo limpio y seco para nivelar cada medidor al ras.
  • Agregá el polvo al agua previamente hervida y revolvé la fórmula con una cuchara esterilizada hasta que la fórmula quede completamente disuelta.
  • Al armar el biberón, colocá la tetina a través de la parte inferior de la rosca y tirá hacia arriba, la tetina debe hacer un clic. Cubrí la tetina con el capuchón para mantenerla limpia hasta el momento de la toma.
  • Siempre probá la temperatura de la leche antes de alimentar a tu bebé.
  • Tirá la leche sobrante.

Asegurate de inclinar el biberón en angulo para que la tetina y el cuello del mismo estén siempre llenos de leche. De lo contrario, tu bebé podría ingerir aire y causarle molestias. Evitá que tu bebé siga succionando cuando sólo quedan burbujas de leche en la tetina, podría llenar su pancita con aire, lo que podría causarle cólicos. Nunca dejes solo a tu bebé mientras se alimenta.

Preguntas Frecuentes Tetinas

Ambos materiales son seguros, resistentes y confiables, pero tienen distintas características.

El látex es un material natural, color marrón dorado, con alto grado de elasticidad, excelente resistencia al jaleo y estiramiento. Posee una flexibilidad excepcional, no es nocivo para el medio ambiente y no atrae el polvo ya que no genera estática. Sin embargo es muy sensible al calor y luz directa. Te aconsejamos guardar los chupetes de látex en un lugar seco, templado y fuera del alcance de la luz solar.

La silicona es un material sintético, transparente (aunque se le puede dar color) inodoro e insípido. Su superficie es suave y extremadamente resistente a las altas temperaturas pero es menos elástica que el látex. La silicona puede desgarrarse más fácilmente que el látex una vez que su superficie ha sido dañada.
Qué tipo de tetina decidas usar depende en gran parte de tu bebé y el material con el que se sienta más cómodo. Sin importar cual elijan, asegurate de revisar las tetinas regularmente. Si observás alguna señal de deterioro como fisuras, pegajosidad o cualquier otra anomalía es hora de reemplazar la tetina por una nueva.

La única diferencia entre estas tetinas, es que las de boca ancha Babelito suelen ser preferidas ya que su formato imita al seno materno ayudando a que tu bebé no trague aire al tomar el biberón. Por su formato ancho, son también más fáciles de limpiar.

Diseñamos nuestras tetinas de boca estándar Babelito en tamaños 1, 2 y 3. Cada tamaño posee un orificio de succión, de diámetro acorde al flujo de alimento; “Tamaño 1”: flujo lento, “Tamaño 2”: flujo medio y “Tamaño 3”: flujo rápido.

Así, las tetinas Babelito contemplan a través de sus diferentes tamaños el crecimiento físico del bebé, y además acompañan con los diferentes tamaños de orificio de succión la creciente necesidad de flujo de alimento que el necesita.

Diseñamos nuestras tetinas de boca ancha Babelito en tamaños 1, 2 y 3. Cada tamaño está determinado por el diámetro del orificio del succión que permite el flujo de alimento; “Tamaño 1”: flujo lento, “Tamaño 2”: flujo medio y “Tamaño 3”: flujo rápido. Así, nuestras tetinas Babelito acompañan la creciente necesidad de flujo de alimento que el bebé necesita.

Lavá la tetina con agua y detergente neutro y enjuagala bien antes de cada uso. Verificá que el orificio de succión de alimento esté limpio y no hayan quedado restos de leche seca a su alrededor u obstruyéndolo. Una vez lavada, esterilizala en agua hirviendo durante 5 minutos. Dejá que la tetina se enfríe antes de dársela a tu bebé. Las tetinas de silicona también pueden ser lavadas en máquina lavavajillas antes del esterilizado.

Sí, es muy importante, en especial durante los primeros 6 meses de vida, donde el sistema inmune de tu bebé todavía necesita fortalecerse. Lavalas cuidadosamente para remover cualquier resto de leche, ya que la más pequeña partícula de leche puede convertirse en un campo de cultivo para bacterias perjudiciales. Asegurate que la tetina esté totalmente sumergida en agua para una buena esterilización y no dejes que hierva por más de 5 minutos al esterilizar.

Tips importantes para tetinas y biberones Babelito:

  • El agua debe estar hirviendo al introducir las tetinas y biberones a esterilizar (o contar 5 minutos a partir de la ebullición del agua en la cual se encuentran las tetinas y biberones).
  • Asegurate de que todas las partes estén sumergidas en agua.
  • Nunca dejes la olla sin supervisión.
  • Asegurate de poner la suficiente cantidad de agua en la olla antes de comenzar con el esterilizado.

Revisá periódicamente la tetina antes de dársela a tu bebé. El tiempo de vida de las tetinas depende de la frecuencia con las que son usadas y el cuidado que se les dé. Si observás alguna señal de deterioro como fisuras, pegajosidad, desgarros, etc., cambiá la tetina por una nueva.

Diseñamos nuestras tetinas estándar con canales direccionales de aire en su cuerpo; y canales de ventilación en su base.

Nuestras tetinas de boca ancha también poseen canales direccionales de aire en su cuerpo, y una válvula de aire en su base, que permite un ingreso constante de aire al biberón.

De esta manera el bebé recibe un flujo de alimento constante y minimiza la ingestión de aire, reduciendo las posibilidades de que sufra de cólicos e hipo.

Antes de usar la tetina con tu bebé, revisá que no tenga fisuras, rotura u otros desgastes. Si encontrás alguno de estos rastros en la tetina, descartala y reemplazala por otra en buen estado. Por favor, no trates de agrandar el orificio de succión ya que esto puede causar roturas.

Al limpiar la tetina con un cepillo limpia-tetina o esponja, te recomendamos que no atravieses el orificio de succión ya que esto puede producir desgarros.

This entry was posted in . Bookmark the permalink.