Una mirada actual al uso de los chupetes

Una mirada actual al uso de los chupetes

Existe una infinidad de formas, modelos, materiales y tamaños.

Ante tanta oferta, las mamás se encuentran en el desconcierto sobre cuál es el adecuado para su bebé y hasta muchas se preguntan si realmente es necesario su uso.

Porqué utilizar este pequeño “gran” objeto?

El chupete sirve como una descarga de ansiedades con las que se encuentra tu bebé cuando llega a un mundo nuevo y desconocido. Al succionar, acto reflejo que traemos al nacer, tu bebé logra desconectarse de este inesperado universo que, a veces, lo enfrenta a situaciones impredecibles y que lo angustian. Esta fase se la considera como “succión no nutritiva”.

Este reflejo de supervivencia, además de asegurarle la alimentación, puede verse favorecido con el ofrecimiento de un chupete, que continuará una “succión no nutritiva” garantizando el control de la respiración disminuyendo los períodos de apneas.

¿Cuándo es aconsejable su uso?

*Sugiero su uso sólo cuando está establecida la correcta succión al pecho.

*Cuando terminaste de alimentar a tu bebé, y notas que demanda mayor tiempo de succión, implementar el chupete es una buena forma de completar esa necesidad de “succión no nutritiva”.

*Cuando notás que tu bebé se autosatisface succionando su pulgar, el cual es un hábito que será difícil de sacar.

*Cuando tu bebé manifiesta cólicos, la succión ayuda a descargar la tensión de dolor.

En el chupete encontramos un aliado para ofrecer calma y esto produce un efecto doblemente benéfico. Un bebé que está tranquilo también relaja a su mamá. Si vos estas muy ansiosa, te angustias ante su llanto y no logras tranquilizarlo, se forma un círculo no beneficioso que tu bebé percibe, y seguramente aumente su angustia y llanto. En esas circunstancias, el chupete puede ser el pacificador (pacifier).

Es común que el chupete se pierda. Lo ideal es tener más de uno, para tener como reemplazo.

Es posible que a veces tu bebé lo rechace, y mi experiencia me conduce a dos observaciones: el bebé ejerce la “succión no nutritiva” en el pecho porque a la mamá le cuesta detectar cuándo termina la “succión nutritiva” o cuando el chupete no satisface esa succión, ya que no la encuentra parecida al pecho materno.

Los chupetes de látex son blandos, expandibles y además, se adaptan a la forma del paladar sin deformarlo. Los de silicona tienen mayor durabilidad y algunos bebés que se alimentan con “suplementos artificiales” se acostumbran y lo aceptan. Sugiero no modificar de modelo una vez que tu bebé lo aceptó.

¿Cuándo no es aconsejable su uso?

Cuando retomas la lactancia porque hubo alguna dificultad.

Cuando tu bebé desde el inicio de su alimentación fue satisfecho con mamadera y luego decidís darle el pecho.

Cuando notas que la lactancia se torna más dificultosa, y no podes lograr una buena adhesión boca-pezón.

Cuando se tarda en prender tu bebé al pecho después de nacido.

Cuando se pretende retrasar o sustituir los deseos del bebé de alimentarse, ya que altera el amamantamiento.

La etapa del uso regulado del chupete

El uso del chupete debe ser regulado como se menciona más arriba; y aún en mayor medida a partir del primer año cuando sería la etapa de comenzar a dejarlo.

A partir de esta etapa:

*Comienza el desarrollo del habla y el uso del mismo empieza a dejar de ser beneficioso, ya que puede provocar un desarrollo fisiológico poco saludable, con un posible retraso en el desarrollo de la comunicación.

*Comienza la etapa de deambulación y exploración, donde el chupete no tiene que usarse como “tapa boca” para evitar el llanto al rescatarlo de situaciones de peligro, ni tampoco debe tomarse, como un objeto que sustituye “atención”, ya que podría afectar su desarrollo psicológico y emocional.

*A partir del año tu bebé está en la mitad del desarrollo para completar su dentición de leche, por lo que el uso regulado del chupete es apropiado para evitar malformaciones en las piezas dentarias y el paladar.

*Al completar la dentición de leche, el uso prolongado del chupete durante el día, genera el hábito de tomar aire a través de la boca. Si el niño presentara una infección en las vías respiratorias superiores, (ej. catarro) sería más susceptible a las otitis.

Es por eso que recomiendo a la familia, a partir del 1er año del niño considerar el chupete como una ayuda para momentos puntuales, como conciliar el sueño o en situaciones que le provoquen ansiedad.

¿Como dejar el chupete?

Algunos niños lo hacen por propia voluntad, pero en otros casos es una decisión parental. En este caso, debieran considerarse algunas situaciones como contraproducentes para dejar el chupete, como: el nacimiento de un hermanito, una mudanza, un viaje, un duelo; cambios que pueden provocar estados de angustia y ansiedad en el niño. Tampoco es recomendable iniciar el abandono del chupete cuando se empieza el proceso de retirada del pañal, mudanzas de cunas o camas, en la época del destete o en ausencia temporal de los padres; ya que todo cambio se debiera hacer de uno a la vez, para que sean claros, queden fijados y no causen confusión o regresión.

Elegir un momento en que en casa no se viva ningún tipo de tensión o cambio, haya calma y seguridad.

Una posibilidad es pactar con el niño que el chupete que tiene será el último. Esto quiere decir que si se rompe o pierde, ya no habrá otro.

El reprenderlo por su uso, es una actitud ambigua que dificultará su retirada definitiva. Debe tenerse en cuenta, que quienes lo introdujeron a su mundo para calmarlo, deciden que ya no es necesario.

Si tu bebé llora mucho, habrá que satisfacerlo con juegos, paseos, cariños, abrazos, caricias y besos.

Conclusión

Ni elemento indispensable, ni desechable: su utilidad es funcional y depende de la necesidad de cada niño. Para los padres puede ser un complemento para calmar al bebé, pero lo importante es que no opaque lo esencial de la crianza en lo que respecta a la necesidad de un niño; que es la dedicación, el amor y la paciencia que les entregamos y brindamos.

BELKIS B. PONGETTI
TÉCNICA UNIVERSITARIA EN PUERICULTURA Y CRIANZA
EXPERTA EN LACTANCIA Y RELACIÓN VINCULAR MAMÁ- BEBÉ
DOULA
www.puericultora.com.ar
www.puericultoras.com.ar
belkispongetti@hotmail.com

This entry was posted in . Bookmark the permalink.