Purés, cereales y alimentos “listos para comer”

Preparar purés individuales especialmente para el bebé puede parecer algo trabajoso, estos consejos te pueden ser útiles:

  • No necesita cocinar especialmente para el bebé, simplemente añadí un par de verduras extras a la vaporera u olla donde preparas la cena familiar (zanahorias, papa batata, zapallo, etc), luego hacelas puré y agregándole un poco de leche materna o de fórmula tendrás listo el almuerzo del bebé!
  • Si estas cocinando verduras para tu bebé, añadí algunas más y convertí esa porción extra en una sabrosa sopa para el almuerzo!
  • Congelá los purees en pequeños recipientes como cubeteras de hielo.
  • Todos los purés simples de vegetales que tengas en el freezer pueden mezclarse entre sí para hacer la comida del bebé más interesante. Hace las mezclas luego de ver la reacción del bebé a los distintos vegetales por separado.
  • Utilizá los purés como salsas para verduras blandas o incluso para pan, (una vez que hayas introducido el trigo y el gluten), además del galletas de arroz (una vez hayas introducido los cereales).

 

¿Cereal para bebés?

El cereal para bebés así como el arroz para bebés, son opciones fáciles para incorporar como primeros alimentos, pero tienden a ser refinados (ej. arroz blanco), o sea más procesados industrialmente que un puré de vegetales hecho en casa. En cuanto a los cereales para bebés, estos tiende a ser fortificados, pero teniendo en cuenta que los bebés pequeños adquieren la mayoría de los nutrientes que necesitan de leche materna o de fórmula, nuestra sugerencia es que le des a tu bebé alimentos frescos y recién cocidos, ya que esta demostrado que aumentan la aceptación de nuevos alimentos de parte del bebe más adelante.

 

Alimentos en frascos “listos para comer”

Los frascos de alimentos para bebé ya preparados son cómodos y algunos de ellos están realizados con ingredientes orgánicos, por lo que pueden ser muy útiles cuando salís de casa. Al comprarlos, asegurate de elegir los que no contengan ningún tipo de azúcar añadida, e idealmente que no contengan una enorme cantidad de frutas (en especial las frutas secas) que pueden fomentar que tu bebé sea goloso. No obstante, recordá que los alimentos que se preparan en casa con ingredientes frescos serán siempre más nutritivos que cualquier alimento envasado. Cocinar en casa la comida del bebé desde temprana edad, permite que los más pequeños se adapten más fácilmente a comer la misma comida de papá y mamá.

This entry was posted in . Bookmark the permalink.